Ortega y Gasset, en cómic

Una novela gráfica rinde homenaje al filósofo en el centenario de su llegada a Argentina

“¡Argentinos, a las cosas, a las cosas!”. A José Ortega y Gasset su pasión por Argentina le llevó incluso a tratar de sacudir las conciencias con célebres admoniciones como ésta, con la que quiso dejar constancia del enorme potencial intelectual que atesoraba el país y, al mismo tiempo, su inexplicable inercia a mantener trabadas esas “potencias espirituales”. Pocos pensadores extranjeros han tenido una influencia tan notoria como Ortega en un país al que llegó por primera vez hace cien años. Un aniversario en el que se recuerda al autor de La rebelión de las masas con una innovadora iniciativa: la publicación por parte del Centro Cultural de España en Buenos Aires (CCEBA) junto a la editorial Loco Rabia de una novela gráfica sobre el filósofo. El lanzamiento coincide esta semana con la celebración en la capital argentina de un congreso internacional sobre el pensamiento de Ortega y su visión de América.

En Ortega y Gasset, una biografía no autorizada, el historietista Alejandro Farías y el ilustrador Hernán Sáenz de Tejeda, Hurónrecrean la vida de Ortega, sus pasiones intelectuales y su relación con otros autores, como Unamuno. Y como no podía ser menos al tratarse de una obra pensada y editada en Argentina, los autores abordan la relación de Ortega con el país sudamericano. “Las dos primeras visitas de Ortega a Argentina (en 1916 y 1928) fueron todo un éxito. La tercera (1939) fue la nada misma”, explica Farías a EL MUNDO.

En Argentina encontró Ortega un país que en 1916 despuntaba en América Latina y aspiraba a convertirse en una nación con peso internacional. Para Farías, esa primera fascinación mutua entre Argentina y el filósofo fue mutando con el paso del tiempo: “En ese primer viaje, Ortega encuentra en Argentina una gran aceptación; en su segunda visita tiene una mirada más profunda sobre el país y describe más el alma argentina, con críticas. Y en el tercer viaje se encuentra un poco perdido dentro del nuevo mapa intelectual. Para mí es una figura muy potente que, sin embargo, se fue apagando”.

Ortega dejó patente en sus escritos algunas imperfecciones que observó en el ser argentino, como reflejó en El hombre a la defensiva o en Meditación del pueblo joven. “Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos”, exhortaba Ortega a los argentinos en su última etapa en el país. Pero esas críticas por “vivir a la defensiva”, por haber dejado paralizadas algunas de sus mejores virtudes: la curiosidad, la perspicacia, la claridad mental, “secuestradas -a juicio de Ortega- por los complejos de los personal”, no fueron bien recibidas por una parte de la intelligentsia argentina. Tanto es así que el pensador español tuvo que justificar sus reflexiones posteriormente en un artículo en el que se definía como “argentino imaginario” en deuda con el país.

Su legado, en todo caso, permeó la obra de algunas de las mejores plumas del siglo XX argentino, como Ezequiel Martínez Estrada, Eduardo Mallea o Victoria Ocampo, a quien Ortega le sugirió el nombre de la revista que estaba llamada a ser el faro de las letras hispanoamericanas: Sur. Con la mayor de las hermanas Ocampo la relación del filósofo fue intensa. Había una admiración intelectual mutua que en el caso de Ortega también fue personal ante la que definió como la “Gioconda de las Pampas”. “Ortega se enamora al principio de Ocampo pero a ella le molestaban algunas cosas del filósofo, como su machismo”, subraya Farías.

Para adaptar la biografía de Ortega a la historieta, Farías se empapó de varios textos sobre la vida del filósofo (entre los que destaca el brillante ensayo de Jordi Gracia) y fue armando su particular relato en compañía del dibujante Hurón. Un trabajo supervisado por los expertos de la Fundación Ortega y Gasset Argentina (FOGA). Al frente de la editorial de cómic Loco Rabia, Farías ya ha trabajado con anterioridad en dos proyectos impulsados por el CCEBA: un cómic sobre Santa Teresa y otro sobre las Novelas Ejemplares de Cervantes.

El lanzamiento de la novela gráfica de Ortega coincide con el centenario de la llegada del filósofo a Argentina, una oportunidad que la FOGA ha aprovechado para organizar en Buenos Aires el congreso internacional Ortega y América, en el que durante esta semana discutirán sobre la impronta de Ortega en el continente americano expertos como Javier Zamora, biógrafo del fundador de la Revista de Occidente; Marta Campomar, autora del libro Ortega y Gasset en las luces y sombras del exilio argentino, y el profesor José Lasaga, de la UNED, entre otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*